Revista Paraguaya de Reumatología, Vol. 1, Nº 2, 2015

ISSN 2413-4341

EDITORIAL

MERCEDES - EL ADIÓS A UNA AMIGA

MERCEDES - SAYING GOODBYE TO A FRIEND

Marcia Melo Martins1

1 Sociedad Paraguaya de Reumatología, Asunción, Paraguay

Autor para correspondencia. Correo electrónico: mmmarciamelom@gmail.com (M. Melo Martins)


El Año 2015, fue de duro contraste para nuestra Sociedad. Lanzamos, dentro del IV Congreso Paraguayo de Reumatología, el primer número de nuestra Revista y el suplemento con los trabajos libres de alto nivel científico. Culminamos, con tanto éxito el Congreso que tuvo más de 500 inscriptos, con gran satisfacción de los asistentes, de las empresas auspiciantes y de nuestros distinguidísimos invitados extranjeros.

Unas semanas después se nos fue, por complicaciones médicas de un accidente de tránsito, la Dra. MERCEDES BLANES GONZÁLEZ, poco antes de cumplir 54 años de vida.

Mercedes había nacido en Premio de Mar, Barcelona, España, el 21 de noviembre de 1962. Vino por trabajo de su padre a temprana edad a Paraguay. Después de una infancia muy feliz, abrazó aquí la Medicina, se recibió de médica en la FCM-UNA en el 84 e hizo la Residencia en Clínica médica, en el Hospital Central de IPS.

Un hito en su vida, fue ir a Chile para hacer la Especialización en Reumatología, en el Hospital San Juan de Dios, de Santiago, como tercera Becaria paraguaya en ese Servicio.

Desde que, en el año 90 volvió a Paraguay, se dedicó infatigablemente a la atención de sus numerosos pacientes, de la consulta privada, y del Hospital Central de IPS, que le tengan gran cariño. Se brindaba de lleno a ellos, pero tenía la capacidad de priorizar siempre el cuidado de los suyos, sus padres en su momento, y luego su marido y sus tres hijos.

Era una mujer apasionada por la vida, que disfrutaba intensamente lo que hacía, y contagiaba su alegría y entusiamo. Gustaba de estar siempre bien arreglada y de la buena lectura. En tantos viajes compartidos en los Congresos internacionales, era la que nos ayudaba a retocar el peinado, el maquillaje o a complementar el vestuario con algún detalle.

Catalana de alma, trabajaba con mucha intensidad, con la virtud de empezar puntual y lograr acabar siempre a hora, para seguir entregándose a lo que era su pasión dominante: sus hijos.

Enfrentó verdaderas pruebas en su vida, pero las superó siempre con gallardía. Después de unas cinco semanas de lucha sin treguas, el 9 de septiembre del 2015 de modo totalmente inesperado, le llegó la temprana hora de partir hacia la morada definitiva, dónde ya no hay dolor ni llanto.

Deja un gran hueco en la Reumatología paraguaya, y un recuerdo imborrable en los que compartimos con ella tantos momentos y la acompañamos de más o menos cerca en su trayectoria personal, familiar y profesional.